Edgar Jared Flores Cobos y El Coro infantil de Zihuatanejo

Nacido en Zihuatanejo al igual que toda su familia, desde los 3 años Edgar mostró el gusto por el canto lo cual de inmediato fue apreciado por sus maestras del kínder quienes lo animaban a cantar en los festivales de la escuela. La primera vez que cantó en público tenía cinco años y fue con la canción “Cariño verdad” junto a su tío JL Cobos que deleitó a las madres en su día.

Le siguieron participaciones en los Domingos Culturales; en ese entonces liderado por el tenor Joaquín Gonzalez Marrón quien fuera un gran promotor cultural en Zihuatanejo. En ese entonces su padre trabajaba en el hotel Sheraton (hoy Barceló) y lo llevó a hacer una prueba para cantar con el mariachi Los Torcazos en la Fiesta Mexicana, al gerente del hotel le gustó y fue ahí donde comenzó a la edad de 7 años, en Sheraton, Dorado Pacífico, Melía, Las Brisas, Fontan, Radisson (ahora Park Royal) cantando dos o tres canciones en la Fiesta Mexicana, actividad que realizó durante algunos años.

Entre los 9 y 10 años aprendió de manera casi autodidacta a tocar la guitarra, nuevamente por sugerencia de su padre.

A los 13 años entra a la Casa de la Cultura con el profesor Miguel Angel Quimiro a formar parte de  las rondallas “Costeña” y “Zihuátlan”. Al desaparecer la casa de la Cultura se reúnen unos diez alumnos con su profesor para cantar en algunos hoteles y eventos.

Terminando la preparatoria hace examen en Guadalajara para la escuela de música pero por cuestiones económicas decide no ir; en ese entonces el Profesor Quimiro lo invita a trabajar con él en su negocio, un bar “Zihua Baja” que se encontraba justo en el centro de Zihuatanejo. Trabajó ahí durante aproximadamente un año y medio y poco después lo llamaron para cantar en Overtime.

Ya a los 20 años su padre lo alienta a que continúe sus estudios y le ofrece apoyarlo para que se vaya a Celaya al conservatorio de Música. Es así como participa como parte del coro del conservatorio en el Festival Cervantino con el profesor Miguel Hernandez Sagrero fundan el coro “OmniAcapella”  y se presentan en varias comunidades del estado con música Virreynal, renacentista, mexicanay contemporánea.

Pasando por algunas inconveniencias económicas pero con todo el ímpetu de aprender resiste cuatro años en el conservatorio y regresa a Zihuatanejo.

–“Las vacaciones yo venía a trabajar, no gastaba nada, pasé hambre, aunque tenía el apoyo de mi padre y ganaba un poco de dinero cantando no era suficiente”–

Para ese entonces ya tenía la responsabilidad de una familia y es así como regresa para hacerse cargo de ella y trabajar cantando en diferentes lugares.

En 2013 es invitado a participar en el coro y orquesta sinfónica de Zihuatanejo al lado de Jose Hugo Guillote quien deja el cargo de director a mediados de 2015 dejando a cargo de Edgar el proyecto cultural. Actualmente el coro infantil de Zihuatanejo tiene aproximadamente 15 alumnos de distintas edades.

–“Hace falta que la cultura sea más inclusiva, que esté al alcance de todos, no centralizado, el programa de cultura debe estar en las colonias donde todos los niños puedan asistir, niños que tal vez no tienen los recursos necesarios para trasladarse”–

—“Me gusta que Zihuatanejo es un pueblo tranquilo y lleno de gente talentosa, lo veo todos los días, es importante dejar ser a los niños, encaminarlos en los valores pero también en ciertas disciplinas como el arte o el deporte siempre y cuando se sientan cómodos”—

La convocatoria está abierta, el coro infantil es gratuito de lunes a sábado (excepto jueves) de 15:30 a 18:30 y sábados de 10-12 horas.

—“Te invito a que vengas y explotes tu talento”—