Silvestre Pacheco León

Nació en Quechultenango, Guerrero un 10 de Agosto. Estudió en la UNAM Ciencias políticas y administración pública. Por trabajo llega a vivir a Zihuatanejo donde le ofrecen un empleo en Planeación y desarrollo integral de la comunidad.

Desde joven incursionó en la escritura, actividad en la que ha destacado desde las páginas de periódicos y revistas locales abordando temas como la democracia, la ecología, el desarrollo, y los derechos humanos.

En 1985 ganó el concurso de la UAG con el ensayo “la Lucha de los campesinos contra el banco rural”. En 1990 participó en el libro “Democracia Municipal” de la editorial Praxis con el tema sobre la experiencia de la cámara municipal de representantes como ejemplo de democracia participativa, desarrollada en el ayuntamiento de Petatlán Gro.

En ese mismo año, en el 85 fundan la revista “Costa Libre” y un periódico local de nombre “El Suriano”, los jóvenes idealistas en la búsqueda de un cambio político se reunían en el taller del maestro Hugo Ayvar a debatir sobre cómo podían oponerse al poder político existente donde solo se pasaba a familiares dejando al pueblo en desigualdad y pobreza.

Dedicado a la política, el desarrollo rural y el ambientalismo como sus principales luchas, en 1990 se convierte en corresponsal del periódico “El Sur”, ha publicado sobre la lucha post electoral, una crónica sobre los triunfos municipales de la izquierda en Guerrero y su disputa sobre el respeto al voto en el gobierno de José Francisco Ruiz Massieu.

En el año 2004 ganó el premio municipal de periodismo “Manuel  Buendía”, por sus artículos sobre el medio ambiente, ese mismo año el premio estatal de periodismo “Ignacio Manuel Altamirano”.

En el año 2014 escribió el libro Quechultenango, vida y costumbres; festividades y fiestas, personajes y cuentos, editado por el ayuntamiento Municipal.

Publica en 2014 el libro “Re-Cuentos de la vida costeña”, una compilación de anécdotas sucedidas y contadas por la misma gente de Zihuatanejo y toda la Costa Grande donde se mencionan personajes célebres y sus hazañas;  algunas tristes, otras sorprendentes pero la mayoría graciosas y típicas situaciones de la costa que nos dejan una sensación de satisfacción al sentirnos identificados con los pasajes de memoria popular.

Se han publicado 4 de 10 libros que tiene escritos y ha participado en infinidad de eventos y organización de proyectos diversos en la región.

Actualmente prepara la edición del libro “El Pasante”, una historia novelada de la experiencia de un médico egresado de la escuela superior de medicina rural del IPN, que realizó su servicio social en Quechultenango.

“La mayoría de las cosas que escribo pretenden ser una aportación en la recuperación de la memoria colectiva que se va quedando olvidada frente a tantas distracciones y preocupaciones que ha traído la nueva realidad que vivimos.

Si puedo transmitir el humor en las historias y anécdotas contadas me doy por satisfecho, pues mis escritos quieren ser homenaje a sus actores y protagonistas. Frente al drama en que se ha convertido nuestra existencia por la violencia e inseguridad, encontrar el lado festivo de las cosas constituye una verdadera sabiduría.”


Mas historias Soy Zanca