El presidente Peruano.

Por: Silvestre Pacheco

Eso de la política siempre daba de qué hablar sobre todo si se trataba de los candidatos para ocupar la silla de la presidencia municipal.

En Zihuatanejo los ciudadanos oriundos del pueblo se sentían tan desplazados en la toma de decisiones para nombrar a sus autoridades que hubo un tiempo en el que se propusieron formar su propio partido político. “No es posible que venga a gobernarnos personas que ni conocen a la gente ni mucho menos los problemas que nos interesa resolver” decía el promotor del partido de los criollos.

“Ya tuvimos un presidente municipal de Veracruz y otro de la CDMX” criticaba en referencia al notable cronista de la ciudad el capitán e ingeniero Jorge Bustos Aldama, originario del puerto de Veracruz quien llegó a ser presidente Municipal de Zihuatanejo cuando nadie peleaba por el cargo, y al arquitecto Armando Federico González quien habiendo llegado de la ciudad de México con la brigada de trabajadores encargados de la urbanización de Zihuatanejo fue de los primeros jóvenes que incursionó en la política de la mano del cacique mayor en el estado quien lo hizo presidente municipal.

“El colmo ahora, compañeros, es que quieren imponernos a un extranjero”

¿Cómo que un extranjero? ¿No dicen que el presidente municipal será Fidel Gutiérrez Gordillo?

Precisamente, ese nombre ni mexicano es, dicen que nació en el Perú, que así está en su acta de nacimiento. “Hombre, no hay que alarmarse, efectivamente Gordillo es del Perú pero porque así se llama el ranchito donde nació, a un lado de La Laja. Ese hombre es más mexicano que los nopales y más costeño que los toqueres”

--*Fidel Gutiérrez Gordillo nació el 23 de abril de 1939 en el municipio de Zihuatanejo de Azueta. Fue presidente municipal del mismo municipio en el periodo 1981-1983, y diputado local en el periodo 1983-1985.

Se desempeñó también como Síndico Procurador en el municipio, Capitán de Puerto y Director de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Zihuatanejo (CAPAZ). (*fuente GoogleSites).

Más historias del anecdotario